¿Sabies que les joyes de la Reina Sibilia portaven l'heràldica valenciana en blau?


LAS JOYAS DE LA REINA SIBILIA

El mismo año en que se incorporó la corona en la heráldica valenciana, en 1377, contraía matrimonio por cuarta vez el rey Pedro el Ceremonioso con Sibilia de Forcia, viuda de Artal de Foces. Esta reina se apartó de la vida mundana al poco tiempo de fallecer su esposo en 1387; retirada en el convento de Franciscanas de Barcelona, le sobrevino la muerte el 24 de noviembre de 1406. Antes de ingresar en el convento, manifestó gran aprecio por las joyas, afición confirmada en el inventario de sus objetos (Archivo de la Bailía de Barcelona). En él se mencionan numerosas alhajas, siendo de procedencia valenciana alguna de ellas; como indica la consignación de su peso en marcos del Reino, distintos a los catalanes y aragoneses. Teniendo interés heráldico la siguiente pieza:

"...la dita copa dalt es feta de VII puntes (...) la qual ha I gran esmalt redon, blau, al mig del qual ha I escut a senyal del senyor rey ab corona ab breu ab lletres franceses que diu Valentia" (1)

Es de suponer que la copa sería un regalo efectuado en los años en que vivia su espeso Pedro II. Los pueblos, incluido el nuestro, no suelen obsequiar a quien ha perdido el poder. Por tanto, su fecha de elaboración podría situarse entre 1377 a 1387. La heráldica que contiene no puede ser más esclarecedora: barras coronas sobre azul; prácticamente, igual que la Señera, y no hay duda la atribución territorial, pues el orfebre dejó grabado el nombre de la Ciudad y Reino a que pertenecía, "Valentia". Pero la reina Sibilia poseía otras alhajas más complejas desde el punto de vista heráldico:

"...I parell de bacins grans d'argent, daurats dins e defora (...) e lo fons de cascun ha I gran smalt, en lo mig del qual ha I scut del senyor rey ab I corona sobre lo dit scut, e entre lo dis scut e corona ha I breu ab letres franceses que diu Valentia (...) dits bacins ha I testa a manera de vibra ab dents, a ab II ales esmaltades de blau" (2)

La inclusión del "Rat Penat" o "vibra" sobre las barras coronadas en fecha tan temprana nos hace ser prudentes sobre la fecha de su incorporación al asta de la Señera Real, pues no es admisible la tadía del año 1503, como veremos. El uso del "blau" como fondo heráldico también es significativo, ya que podían haber seleccionado otro color, como el verde que encontramos en otra alhajas citadas en el mismo legajo. Por cierto, es de agradecer que los Jurados y Consellers exigieran la grabación del nombre de la Ciudad y Reino junto a las barras, corona y vibra de "alas esmaltadas de azul".

(1) Archivo de Arte Valenciano: año 1921, p.37
(2) Archivo de Arte Valenciano: año 1921, p. 37

Este fragment ha segut transcrit del fabulós llibre "Tratado de la Real Señera. Señeras Valencianas y Pedones Catalanes" del professor Ricart García Moya.

Ricart Garcia Moya es llicenciat en Belles Arts, historiador i Catedratic d'Institut de Bachillerat en Alacant. Les seues investigacions i treballs sobre l'historia valenciana i la llengua valenciana són de sobra conegudes.

Es un articuliste prolific en la prensa valenciana i espanyola. Ha colaborat en els diaris Información, La Verdad, Valencia Hui, Las Provincias, ABC, Diario 16, Heraldo de Aragón, Diario de Valencia, etc. En els seus articuls mai falta una abundant documentació i el sentit de l'humor.

Es autor dels llibres d'investigació: “Tratado de la Real Senyera” (1993), editat per l'Ajuntament de Valencia i que tracta sobre l'historia i l'heraldica valenciana. Els atres dos llibres posteriors “Historias del Idioma Valenciano” (2003) aixina com el “Diccionari historic del Idioma Valencià Modern, DHIVAM” (2008), estan dedicats a les investigacions sobre la llengua valenciana.

Añadir nuevo comentario