Banderes de quatre barres del "Saló de Corts" de la Generalitat Valenciana


En 1591 se estipulaba por parte de los Diputados de la "Generalitat de la present Ciutat y Regne de Valencia", los capítulos concernientes a las pinturas murales de la "sala nova de la diputacio". La denominación de "Salón de Cortes" es moderna y no se corresponde con la historia: nunca se celebraron Cortes dentro de la misma.

Las pinturas de la "sala nova" han sido objeto de atención por parte de Fuster, Orts y compañía. El atractivo de ellas no es puramente estético sino heráldico; en concreto, la reproducción de banderas reales de cuatro barras que lleva el Angel Custodio del Brazo Real. Un poco precipitadamente proclamaron que estas enseñas eran las del Reino valenciano; sin embargo, pasaron por alto el contrato.

El documento esta redactado con claridad sobre lo que deseaban los "molt Illustres diputats de la generalitat de la presente ciutat y regne de Valencia" (1). Lo que Johan Sarinyena tenía que pintar, referente a la heráldica, era:

"...haja de pintar y pinte los tres escuts de la Generalitat, ço es: Nostra Senyora, Sent Jordi y les Armes de Valencia, que un angel custodie (...) que lo dit Johan Sarinyena ha de fer y faça en lo mig de les cortines del dit pany un escut ab les Armes del Bras Real de la dita ciutat de Valencia" (2).

De la bandera no se menciona nada, sí del escudo que fue perfectamente plasmado por Sarinyera con las armas reales de la Ciudad de Valencia y el Reino: barras, corona y murciélago. El "Drach" no aparece en ningún lugar.

El Angel Custodio, efectivamente, está protegiendo las mentadas armas del Brazo Real y, aunque el contrato no lo exigiera, los pintores Serinyena y Peralta hicieron referencia gráfica al titular del Reino, esto es, al soberano de la Corona de Aragón y a su bandera de cuatro barras. No olvidemos la función de punte entre rey y reino que tenía la institución, como bien apuntaba Fuster.

Nuestra Generalidad nunca tuvo el poder que ostentó la catalana frente a los Felipes. Por tanto, no hay que sorprenderse por la presencia de esta bandera en la "Sala Nova". Lo raro es que nuestros débiles Diputados de fines del siglo XVI no hicieran pintar a Sarinyena el escudo del rey, en lugar del correspondiente al Reino.

Las cuatro barra, hay que reconocerlo, se reproducían por todo el Imperio de Felipe II. Ciertamente, hubiera sido una redundancia iconológica repetir en la bandera que lleva el ángel las armas ya expuestas en la adarga o escudo del Reino. Sarinyena pensaría que no estaba de más pintar la heráldica del rey en la bandera, como muestra de sumisión; hecho habitual en otros reinos, incluso no pertenecientes a la Corona de Aragón.

(1) Texto del contrato reproducido en "El Archivo", Valencia 1891, p.34
(2) Arch. G. del Reino de Valencia. Protocolo de la Generalidad del año 1692, notario Gaspar Luis García

Este fragment ha segut transcrit del fabulós llibre "Tratado de la Real Señera. Señeras Valencianas y Pedones Catalanes" del professor Ricart García Moya.

Ricart Garcia Moya es llicenciat en Belles Arts, historiador i Catedratic d'Institut de Bachillerat en Alacant. Les seues investigacions i treballs sobre l'historia valenciana i la llengua valenciana són de sobra conegudes.

Es un articuliste prolific en la prensa valenciana i espanyola. Ha colaborat en els diaris Información, La Verdad, Valencia Hui, Las Provincias, ABC, Diario 16, Heraldo de Aragón, Diario de Valencia, etc. En els seus articuls mai falta una abundant documentació i el sentit de l'humor.

Es autor dels llibres d'investigació: “Tratado de la Real Senyera” (1993), editat per l'Ajuntament de Valencia i que tracta sobre l'historia i l'heraldica valenciana. Els atres dos llibres posteriors “Historias del Idioma Valenciano” (2003) aixina com el “Diccionari historic del Idioma Valencià Modern, DHIVAM” (2008), estan dedicats a les investigacions sobre la llengua valenciana.

Comentarios

Imagen de Anónimo

Cuando se dicen de los 4 palos (que no barras) de la corona de Aragón, cabe recordar que nacieron como tales 4, en mitat de 1610, anterior a ese año los palos de Aragón así como los de Rey Jaime I eran 2 palos y no 4, hasta esa fecha, la Real Senyera del Reino de Valéncia, tuvo durante mucho tiempo la corona junto con el escudo romboide de 2 palos del Reino de Aragón, hasta ese 1610 donde nacieron los actuales 4 palos, por tanto no cabe bajo ningun concepto histórico 4 palos sin corona o franja azul, pues el único momento en la historia donde coicidieron palos sin corona fueros los 2 originales de Jaime I, hasta mediados del S. XV, posteriormente se usaban esos 2 palos ya con corona real, hasta 1610 donde aparecieron los 4 palos, pero evidentemente coronados desde casi dos siglos atrás. Nunca pues Valéncia ha tenido 4 palos sin corona, salvo en las mentes románticas de algún que otro soñador.

+1
0
-1

Añadir nuevo comentario