El Ayuntamiento de Valencia también restringirá el tráfico si se superan los límites permitidos de contaminación

El alcalde Joan Ribó ha anunciado hoy que, si se superaran los límites de contaminación ambiental en la ciudad, se adoptarán medidas “por responsabilidad y en cumplimiento de la legislación en vigor”. En estos momentos, desde la Delegación de Calidad Ambiental se trabaja en la redacción del borrador de un protocolo de actuaciones específico.

“En estos momentos no superamos los umbrales permitidos, pero si estamos cerca de superarlos, se avisará de un modo serio serio a la población de que podemos introducir medidas de control de la contaminación”. El alcalde ha subrayado hoy la voluntad decidida del Ayuntamiento de actuar para atajar los efectos de la contaminación sobre la ciudad si fuera necesario, aunque en estos momentos no hay los indicadores en Valencia se mantienen por debajo de los límites.

“Hay un elemento objetivo que repite la OMS, las instancias médicas y los expertos –ha recordado el alcalde- y es que muchas muertes se producen como consecuencia de los elevados niveles de óxidos de nitrato en la atmósfera, aparte de la contaminación de gases de efecto invernadero a la atmósfera”.

“Si esos niveles se superan, nosotros, por responsabilidad, tomaremos medidas de contención”, ha añadido Ribó, quien ha defendido “el derecho de la población a un aire saludable, un derecho que –ha argumentado- está por encima del hecho de desplazarse en coche privado. Lo tenemos claro. No nos gustaría, pero si es necesario habrá que hacerlo”. En cualquier caso, ha explicado que si fuera necesario adoptar medidas, se avisará a la ciudadanía con antelación. “Si vemos que hay peligro porque las tendencias fueran de avanzar la contaminación por óxidos de nitrógeno, advertiremos y cumpliremos con la ley”, ha explicado.

En este contexto, el primer edil ha mostrado sus sospechas, “de que en esta ciudad, sobre todo en el mes de enero, que es el momento de los mayores los anticiclones que impiden la difusión de los gases, se han superado los niveles de contaminación y no se ha dicho nada a la población”. Ribó ha lamentado esta actitud “irresponsable”, porque “hay personas de alta sensibilidad que deben tomar medidas preventivas”.

Como es conocido, otras grandes ciudades del Estado han adoptado diferentes soluciones ante los elevados niveles de contaminación en sus términos, como Madrid o Barcelona. “En Valencia por ahora no hay riesgo, pero si lo hubiera avisaremos a la población y tomaremos medidas, como restricciones del tráfico privado a distintos niveles”. “Lo que no vamos a hacer es ocultar la situación a la ciudadanía”, ha asegurado el alcalde, que ha expresado su deseo de que “llegue un buen viento que se lleve los contaminantes”.

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN

Precisamente, la concejala de Medio Ambiente, Pilar Soriano, ha explicado que desde la Delegación de Calidad Ambiental se trabaja en un borrador de protocolo de actuación en caso de superar los límites permitidos de contaminación atmosférica, pese a que, afortunadamente, hasta ahora esta circunstancia no se producido. Pero desde el Consistorio se quiere prevenir cualquier momento en que la tendencia indique que se pueden sobrepasar esos límites de polución.

“Los análisis que hacemos diariamente indican que estamos muy lejos de la situación que está viviendo Madrid estos días. No obstante, trabajamos de forma constante para hacer de Valencia, una ciudad cada vez más saludable”, ha explicado Pilar Soriano, quien ha añadido que las condiciones climáticas de Valencia colaboran: “También nos ayudan las brisas marinas y la ausencia de bajas presiones, porque permiten una circulación fluida del aire y eso conlleva menores concentraciones de contaminantes”.

Entre las medidas que ha tomado el Equipo de Gobierno, y en concreto desde el Área de Movilidad, están la creación de las zonas 30 de limitación de la velocidad, la reducción o supresión del tráfico rodado en algunas calles que ahora pasan a ser peatonales o el fomento del uso de la bici y del transporte público. Estas actuaciones tienen un efecto directo en la disminución de las concentraciones de dióxido de nitrógeno, uno de los contaminantes que sirve de referencia.

Los registros de dióxido de nitrógeno hoy oscilan en la ciudad de Valencia entre los 43 µg/m³ de Viveros y los 72 µg/m³ en la estación de la Universidad Politécnica. Estas mediciones están lejos del límite de 200 µg/m³, que cuando se sobrepasa más de 18 veces al año conlleva la alerta.

Por otra parte, respecte a las partículas en suspensión, y más en concreto las PM10, las mediciones más altas se registran en la pista de Silla, con una media este año de 22 µg/m³. Es poco más de la mitad del límite que se considera asumible (40 µg/m³). Además, se considera permisible exceder los 50 µg/m³ hasta 35 veces diarias y en los registros de hoy solo se ha sobrepasado ese límite en una ocasión tanto en el punto de control de la Universidad Politécnica como en el de Molino de Sol. En este aspecto también destacan los registros de la pista de Silla porque han pasado hoy de los 50 µg/m³ en 12 ocasiones. Estas concentraciones se están produciendo por las obras del Parque Central y continuan estando dentro de los márgenes aceptables (por debajo de los 35 excesos diarios y con una media anual de poco más de la media del límite permitido).

ESTACIONES DE CONTROL

La Red Automática de Vigilancia y Control de la Calidad del Aire está compuesta por una serie de estaciones remotas distribuidas por toda la ciudad. En ellas se generan datos en tiempo real de los niveles de concentración de diversos agentes contaminantes en la atmósfera.

Por la población actual de Valencia y por los niveles de contaminación de los últimos años se calcula que son necesarias tres estaciones, aunque preferentemente tendrían que ser cuatro. Sin embargo, en la actualidad, la Red Automática dispone de seis estaciones fijas y una móvil, por lo que la vigilancia de la calidad del aire en Valencia está totalmente cubierta.

Por otra parte, para poder vigilar las partículas en suspensión y el dióxido de nitrógeno, son necesarias una estación urbana de fondo y otra orientada al tráfico. La adaptación de todos estos requisitos ya ha motivado algunos cambios y conllevará algunos más, como por ejemplo los traslados de la estación que hay entre las calles de Lorca y Linares al Bulevar Sur, cerca del Cementerio Municipal, y el de la estación del Centro Comercial Nuevo Centro hacia las inmediaciones del Parque de Cabecera y el Bioparc. Con estos cambios habrá tres estacions fijas de fondo y otras tres orientadas al tráfico y se garantizará así una vigilancia constante con la prioridad de la salud de las vecinas y los vecinos de Valencia.

Añadir nuevo comentario