El centro de la Ciudad de Valencia se suma a las "Zonas 30"


El Ayuntamiento de Valencia ha limitado a 30 kilómetros por hora la velocidad a la que se puede circular por el centro de la ciudad. Esta medida que entra en vigor mañana, 1 de septiembre, afecta a las calles que quedan comprendidas dentro del primer anillo de circunvalación. Con esta iniciativa el equipo de gobierno “apuesta por la ampliación del espacio destinado al peatón, la seguridad vial, la reducción de la contaminación ambiental y la potenciación del comercio local”.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, y el concejal delegado de movilidad, Giuseppe Grezzi, han presentado hoy esta “pacificación del tránsito rodado en el centro urbano”, que se materializará con la citada limitación que se va a dar a conocer a través de una campaña de concienciación ciudadana.

Conforme explica esta campaña, presente en el mobiliario y transporte urbano y también en youtube (https://youtu.be/xPl3qs3qz_A), los vehículos no pueden circular a más de 30 kilómetros por hora por céntricas calles o plazas, como por ejemplo, la plaza del Ayuntamiento,” que se recuperará para el uso y disfrute de la ciudadanía y así recobrará su carácter de plaza”. En palabras del alcalde “el objetivo final es que por el interior del primer anillo sólo vayan los vehículos autorizados”. Si bien, “todas las medidas se van a adoptar con diálogo permanente y consenso con los comerciantes, instituciones y demás agentes implicados”.

“Queremos caminar hacia el futuro, a una velocidad lenta que se plantea en todas las ciudades del mundo, incluso en aquellas diseñadas para el coche”, ha explicado Ribó que ha explicado que los conductores tienen que entender que no es rentable atravesar el centro para desplazarse a otro lugar.

En este sentido, el concejal de movilidad ha celebrado que con esta medida, que se suma a otras acciones como la bajada de las motos de las aceras o la instalación de nuevos aparcabicis, “Valencia comienza a recuperar el centro como un espacio amable y apuesta por otros medios de transporte en detrimento del vehículo privado y sobre todo del vehículo de paso”.

En su intervención Joan Ribó ha detallado que con estas medidas el Equipo de Gobierno pretende incrementar la seguridad vial “porque a 30 por hora es difícil que se registre un accidente grave”, paliar la contaminación ambiental registrada en la ciudad y aumentar la salubridad, así como ampliar el espacio para todas las personas. Por último, el alcalde ha destacado que en las zonas que se pacifica el tránsito mejora el comercio local “porque quien pasa por una tienda en coche, no compra”.

Con la aplicación del límite de velocidad, que se suma a las “Zonas 30” ya establecidas (en las que el cualquier momento el peatón tiene la prioridad), “el número de vehículos que pasan junto a La Lonja se reducirá más de la mitad”, ha detallado el alcalde, quien ha manifestado su deseo “de que los ciudadanos hagan suya esta norma de convivencia y que se recupere el espacio público con la recuperación de la gente”.
“Queremos que todos conozcan la norma, y en principio habrá policía para informar, para introducir esta costumbre positiva, y estamos seguros que todo el mundo entenderá y cumplirá“, ha concluido.

Añadir nuevo comentario